Guerra de Sucesión Polaca (1733 - 1735)

La Guerra de Sucesión Polaca (1733-1735) enfrentará a España, Francia, Baviera, Cerdeña y Saboya con Austria, Rusia y el Sacro Imperio en defensa de sus respectivos candidatos a ocupar el trono a la muerte de Augusto II, rey de Polonia. El Regimiento de Farnesio, 4º de Caballería embarca a finales de 1733 en el puerto francés de Antibes para acuartelarse en las bases españolas de la Toscana como paso previo al inicio de la campaña.

En la primavera de 1734, el Ejército español, al mando de José Carrillo de Albornoz, Conde y después Duque de Montemar, invade el Reino de las Dos Sicilias, y se enfrenta con el Ejército austriaco el 25 de mayo de 1734 en la batalla de Bitonto. Esta será el principal enfrentamiento de toda la campaña, y supondrá un gran éxito de las Armas españolas, especialmente por la acción de la Caballería, que con una carga rompe y pone en fuga a la línea enemiga. Días más tarde, el Regimiento de Farnesio acompaña al infante D. Carlos en su entrada en Nápoles, para ser coronado como Rey de Nápoles.

A principios de 1735, el Regimiento de Farnesio embarca de nuevo, esta vez hacia la isla de Sicilia, con el objetivo de bloquear algunas plazas que continuaban en manos de las fuerzas austriacas: Capua, Trápani y Siracusa.  En Sicilia, permanece el Regimiento entre el 1 de junio y el 4 de septiembre, teniendo oportunidad de enfrentarse en dos ocasiones con fuerzas de húsares austriacos.