Guerra Civil (1936 - 1939)

 

El 18 de julio de 1936, el comienzo de la Guerra Civil sorprende al Regimiento Cazadores de Farnesio, 10º de Caballería en Valladolid, donde contribuye al éxito de la sublevación dirigida por el general Franco. De inmediato, el Regimiento comienza a enviar escuadrones para integrarse en distintas columnas, así como a organizar escuadrones de refresco, hasta un total de 27. Entre julio y agosto de 1936, el 4º Escuadrón más una sección de ametralladoras participa en las operaciones de conquista del Alto del León, en Segovia, por lo que son recompensados con la Medalla Militar Colectiva.

Hasta finales de año,  hasta once escuadrones participan en distintas operaciones de combate en la provincia de Ávila para la unión del Ejército del Centro con el del Sur, así como en la Sierra de Guadarrama, Toledo y Madrid. El 11 de febrero de 1937, un grupo formado por los escuadrones 1º y 4º más una sección de ametralladoras participa en la batalla del Jarama, siendo recompensados con la Medalla Militar Colectiva. Escuadrones de Farnesio toman parte en julio de 1937 en la batalla de Brunete, y formando parte de la División de Caballería del General Monasterio, operan en Aragón. En Extremadura y Guadalajara, se desplegarán en este año unidades del Farnesio (escuadrones 2,º 3º, 6º, 12º, 14º y 15º)

El Regimiento Farnesio toma parte en la rotura del frente del Ebro en Alfambra, asistiendo a la última carga a caballo dada por la Caballería española en enero de 1938, y continuando posteriormente hasta llegar al mar Mediterráneo. En ese mismo año, se constituye una Agrupación de Caballería del Ejército del Centro, desplegada en la Sierra de Guadarrama, y que estará formada por los escuadrones 9º, 10º, 11º, 17º y 19º de Farnesio) En 1939, tras concluir la guerra en Cataluña, los escuadrones del Regimiento Farnesio de la División de Caballería pasan al frente de Ávila, donde reciben el final de la guerra.