Tercera Guerra Carlista (1872-1876)

Entre 1872 y 1876, el movimiento carlista aprovecha la debilidad del reinado de Amadeo I de Saboya y el quebrantamiento del Estado que supuso la I República para hacerse fuerte en el País Vasco, Cataluña, Aragón, La Mancha y Levante y así reclamar de nuevo sus derechos dinásticos al Trono de España, lo que trae consigo el estallido de la Tercera Guerra Carlista.


Tras concluir su despliegue en Cartagena en 1874, el Regimiento Lanceros de Farnesio, 5º de Caballería terminará el año ya en la provincia de Logroño, en la capital y sus pueblos cercanos, con una fuerza de cuarenta caballos destacada en Laguardia. En enero de 1875, y a las órdenes del general Fajardo, Farnesio pasa a Viana para operar en la provincia de Navarra frente a los Carlistas. Así, los escuadrones efectuarán diversos reconocimientos en las Ventas de San Miguel, Tafalla y Olite. El 31 de enero, el Regimiento Farnesio ocupa la localidad de Ujué.


En febrero, el día 1 encontramos fuerzas de Farnesio en la toma de Oteiza, y más tarde, el día 5, sus escuadrones rescatan un convoy atacado por los carlistas entre Larraga y Oteiza. En octubre de 1875, el Regimiento Lanceros de Farnesio toma parte en la ocupación de Lumbier y la ermita de la Trinidad.


Continúa el Regimiento operando con el Ejército del Norte en 1876, cuando el 1 de febrero asiste con toda su fuerza al combate de Los Arcos, localidad tomada por uno de los escuadrones de Farnesio, y donde destaca la sección de Tiradores, que pone en fuga a cuatro compañías carlistas. El 17 de febrero, el Regimiento concurre a la ocupación de Montejurra y al día siguiente, a la del fuerte de la localidad. El Regimiento Farnesio concluye su participación en la campaña el 19 de febrero, con la ocupación de Estella y los pueblos de sus alrededores, pasando a acuartelarse en Tudela.